Dreamgirls en el Savoy Theatre de Londres, imprescindible para los amantes de los musicales

Sonja Friedman Productions
DREAMGIRLS

Dreamgirls es uno de los mejores musicales que se han estrenado en la temporada pasada en Londres. Puede sonar a una afirmación demasiado exagerada, pero faltan palabras para describir qué ocurre en el escenario. Es imposible explicar tantas emociones y sensaciones en dos horas y media. Se trata de un musical muy bien planteado, perfectamente ejecutado, ágil, potente, intenso y, sobre todo, con un elenco con un enorme talento, con voces extraordinarias, procedentes de otro planeta.

Dreamgirls trata la historia de The Dreams, tres amigas cantantes que luchan por mostrar al mundo su talento y sus voces. Pero la fama tiene un precio y lo pagarán más caro aquellos que no deberían. Effie White, con la mejor voz del trío, es expulsada del grupo debido a su aspecto físico. Entonces, tanto Effie como las chicas de The Dreams seguirán luchando por sus sueños, incluso compitiendo entre ellas.

El musical es ficción pero está inspirado en la historia de The Supremes. Cuenta con música de Herny Krieger y letras de Tom Eyen. Se estrenó en Broadway en 1981 y se adaptó al cine en 2006 (protagonizada por Beyoncé y Jennifer Hudson). Es la primera vez que Dreamgirls puede verse en Londres y la puesta en escena no podía ser mejor.

El espectáculo sobresale por su agilidad. Las escenas transcurren con mucha rapidez, la historia es amena y no se hace pesada en ningún momento. La escenografía es excelente y ayuda a hacer los cambios de escena. A primera vista, la escenografía puede parecer muy simple, pero está muy bien pensada para adaptarse a los distintos espacios donde ocurre la historia. Son unos focos, que recuerdan a un escenario, pero su posición y ubicación se ajusta a las necesidades de cada momento.

Sonja Friedman Productions
DREAMGIRLS

Las coreografías son excelentes. Podemos destacar la canción ‘Steppin’ To The Bad Side’. Resulta una gran canción, con mucho ritmo y garra para Curtis (interpretado por Joe Aaron Reid), con una coreografía visualmente muy bonita. Si bien Dreamgirls es un musical de mujeres, los hombres también tienen un papel crucial y este número es de los mejores momentos de la función.

Las chicas en Dreamgirls son maravillosas. Son inteligentes, atractivas, pasionales, fuertes, valientes y cantan muy bien. La conocida cantante, protagonista de Glee, Amber Riley, es Effie White, aunque en la función en la que yo asistí tuve la suerte y el privilegio de ver a Marisha Wallace en este papel. Liisi LaFontaine se pone en la piel de Deena Jones y, por último, Asmeret Ghebremichael lo da todo como Lorrell Rovinson.

Marisha Wallace –la cual pudimos ver actuando en el concierto Broadway & West End Divas en Barcelona– es una de las mejores actrices que se pueden ver actualmente sobre los escenarios de Londres. Los solos que tiene Effie en este musical son espectaculares, inolvidables. El más memorable, quizás, es ‘And I Am Telling You’, verla romperse es una escena espectacular, se nos puso la piel de gallina y el público se puso en pie incluso antes de que terminara.

Parece como que Marisha tiene muy interiorizado el papel de Effie, sus expresiones, su sentido del humor… Parece como que la actriz conecta perfectamente con el personaje y es un lujo para los espectadores ver a alguien que interpreta tan bien y con tanto amor por su trabajo.

Entiendo que, debido a la popularidad de Amber Riley, muchos espectadores estén deseando verla en el escenario. No obstante, no se pierdan la actuación de Marisha Wallace. Es maravillosa, enamora, tiene mucha presencia y su voz es tan potente que uno se queda sin palabras, con lágrimas en los ojos, con la respiración entrecortada y solo puede aplaudir y desear repetir esa experiencia una vez más, seguir escuchándola de nuevo.

Como he dicho, todo el elenco está muy bien, es único. Liisi LaFontaine tiene mucha fuerza, baila muy bien y canta como los ángeles. El personaje de Deena Jones ofrece una muy buena lección, ya que evoluciona en toda la función y aprende de sus errores. Uno de los momentos más emotivos es ‘Listen’, cuando Effie y Deena se acercan y deciden apartar el rencor para descubrir cómo se han echado de menos. Esta canción se creó expresamente para la película, interpretada únicamente por Beyoncé, pero está mucho mejor enfocada en la versión teatral como un dueto.

Dreamgirls tiene todos los ingredientes para enamorar el público: un elenco con un talento enorme, canciones potentes, solos brutales, números muy ágiles y con mucha fuerza, unos personajes preciosos y con los que cualquiera puede conectar, así como una puesta en escena muy funcional. Sin duda alguna, es una propuesta imprescindible en el West End.

Anuncios

Dreamgirls at the Savoy Theatre in London, a must for musical lovers

Sonja Friedman Productions
DREAMGIRLS

Dreamgirls is one of the best musicals that have premiered on the last season in London. There aren’t enough words to describe what’s happening on that stage. It is impossible to explain all the emotions you can feel in two and a half hours. It is a very well designed musical, perfectly executed, agile, powerful, intense and, above all, with a cast with an enormous talent, with extraordinary voices.

Dreamgirls is the story of The Dreams, three friends who are struggling to show the world their talent and their voices. But fame has a price. Effie White, with the best voice of the trio, is expelled from the group because of her physical appearance. Then both Effie and The Dreams will continue fighting for her dreams, even competing with each other.

The musical is fiction but it is inspired by the history of The Supremes. It features music by Herny Krieger and lyrics by Tom Eyen. It premiered on Broadway in 1981 and was adapted to a film in 2006 (starring Beyoncé and Jennifer Hudson). It’s the first time that Dreamgirls is produced in London and it couldn’t be better.

The show stands out for its agility. The scenes run very quickly, the story is enjoyable and does not become boring at any time. The scenery is excellent and helps to make the scene changes.

Sonja Friedman Productions
DREAMGIRLS

The choreographies are excellent too. We can highlight the song ‘Steppin’ To The Bad Side’. It is a great song, with a lot of rhythm for Curtis (played by the amazing Joe Aaron Reid) and a very beautiful choreography.

The girls at Dreamgirls are wonderful. They are intelligent, attractive, passionate, strong, brave and sing very well. The famous singer and star of Glee, Amber Riley, is Effie White, although the performance I attended I was lucky and privileged to see Marisha Wallace on this paper. Liisi LaFontaine gets into the shoes of Deena Jones and, finally, Asmeret Ghebremichael gives it all as Lorrell Rovinson.

Marisha Wallace –we could see performing at the Broadway & West End Divas concert in Barcelona too– is one of the best actresses that can be seen today on the stages of London. The solos that Effie has in this musical are spectacular, unforgettable. The most memorable, perhaps, is ‘And I Am Telling You‘.

It seems like Marisha has really internalized the role of Effie, her expressions, her sense of humour… It seems like the actress connects perfectly with the character and it’s something really beautiful to see. It’s enjoyable to see her enjoying her job so much, well done, Marisha!

I understand that, because of Amber Riley‘s popularity, many people are looking forward to seeing her onstage. And I’m sure it’s worth it. However, do not miss the performance of Marisha Wallace. It’s wonderful because she has a great presence and her voice is powerful. We were speechless, with tears in our eyes, and we could only applaud.

As I said, the whole cast is very good, it is unique. Liisi LaFontaine is fantastic, she dances very well and her voice is amazing. Deena Jones offers a very good lesson, as it evolves throughout the performance and learns from her mistakes. One of the most emotional moments was ‘Listen’, when Effie and Deena discover how they have missed eachother. This song was created expressly for the film, interpreted as a solo by Beyoncé, but is much better as a duet.

Dreamgirls has all the ingredients to seduce the public: a cast with a huge talent, powerful songs, brutal solos, very agile and very strong numbers, lovely characters and a very functional stage. Without any doubt, you must see Dreamgirls now, don’t miss it!

Paquito Forever en el Almeria Teatre: Joan Vázquez brilla en el homenaje a Paco Alonso

Paco Alonso era un bailaor, cantaor, actor y transformista muy reconocido en nuestro país por interpretar a Paquito en el musical de Dagoll Dagom Flor de Nit y también al entrañable Óscar en las series televisivas Oh! Europa y Oh! España. Durante toda su vida, vivió en el extranjero, bailando y actuando en grandes teatros, obteniendo un gran reconocimiento internacional y conociendo a grandes personalidades de la época. La semana pasada se estrenó en el Almeria Teatre de Barcelona el musical Paquito Forever, un bonito homenaje protagonizado por Joan Vázquez.

Paquito Forever es un musical para acercar la figura de Paco Alonso a muchas personas que, quizás, no la conozcan. Está protagonizado por Joan Vázquez quien, tan solo con la compañía de un pianista, va explicando y cantando la historia de este personaje. Su vida tiene momentos buenos, malos y emotivos. Es un viaje que puede enamorar a los aficionados del arte y la cultura, ya que durante toda su vida siempre le acompañó el baile y la música.

El espectáculo, dirigido por Victor Alvaro no es solo un homenaje a Paco Alonso, sino también una carta de amor al arte y es un retrato de una época franquista. El artista tuvo que abandonar España para poder trabajar, así como para aceptar su homosexualidad sin represión por parte de la sociedad. Lejos de su familia, Paco Alonso creció profesional y personalmente y esto es algo que también puede conmover al público, ya que hoy día, por desgracia, son muchas las personas que deben abandonar sus hogares y marcharse al extranjero para trabajar.

El espectáculo está muy bien pensado y desarrollado. Incorpora canciones fantásticas de Gerard Alonso y Fran Arráez, con unas letras muy inteligentes y unas melodías muy pegadizas. Las canciones están muy bien integradas en la historia y sirven tanto para explicar los momentos como para reforzar los sentimientos y las emociones. Recalcamos la emotividad de las canciones cuando habla sobre la homosexualidad, la de la modista o el momento en que su madre fallece.

Si bien la historia es emotiva, también está llena de sentido del humor, muchísimo. Paquito era una persona muy alegre, de modo que era fundamental que el personaje también tuviera esta simpatía y alegría. Además, también hay momentos de baile y, por supuesto, no podían faltar los vestidos que utilizaba en el teatro.

Joan Vázquez hace un gran trabajo encima del escenario y uno sale del teatro con una muy buena sensación y buen sabor de boca. No es la primera vez que interpreta este personaje, ya lo hizo en la adaptación de Flor de Nit – El Cabaret también en el Almeria Teatre. Por tanto, tiene el personaje muy bien interiorizado y sus bromas son suyas, sus movimientos forman parte de él mismo, incluso su forma de hablar y sus expresiones. Joan Vázquez es un gran actor y cantante, eso ya lo sabíamos, pero es que está maravilloso en Paquito Forever.

Las coreografías de Bealia Guerra están muy bien y hacen que cada número sea distinto. Por ejemplo, recordamos especialmente el número en el sofá. La escenografía es muy básica pero funcional, ya que todo el protagonismo se lo lleva Joan Vázquez mientras explica la historia. Toda la función es excelente, pero lo único que creemos que se puede mejorar es la voz en off. En dos ocasiones se escuchan las voces de Joan Lluis Bozzo y de Anna Rosa Cisquella, pero no se entendía qué decían. Podría ser que el día que asistimos el volumen no era el más adecuado o quizás la calidad del audio tampoco es la mejor.

Paco Alonso es un hombre que vivió su vida con el arte y la cultura por delante, su amor por el teatro y la música es un legado que las nuevas generaciones deben conocer y recordar de él para siempre, forever.

¿A qué esperáis para ir a ver Paquito Forever ya? Podéis comprar las entradas en la página web oficial del Almeria Teatre.

Cesar y Daniel

 

An American In Paris en el Dominion Theatre de Londres, una revisión de un clásico un tanto decepcionante

An American In Paris es un musical inspirado en la película de 1951 dirigida por Vincente Minnelli y protagonizada por Gene Kelly, Leslie Caron, Oscar Levant, George Guetary y Nina Foch. La película ganó 6 premios Oscar, incluido a la Mejor Película. Se estrenó en Broadway en 2015 y, tan solo dos años después, llegó a Londres, donde se representa actualmente en el Dominion Theatre.

Trata la historia de Jerry, un exmilitar que decide mudarse a París cuando ha terminado la Segunda Guerra Mundial. Allí se hace amigo del compositor Adam y del bailarín Henri. Jerry se enamora de una mujer, Lise, pero la historia se complica porque ella es la novia de Henri y Adam lo anima a que se case.

El elenco lo componen Ashley Day como Jerry, Leanne Cope como Lise, Haydn Oakley como Henri y David Seadon-Young como Adam. Lo completan un equipo de bailarines y actores que están soberbios sobre el escenario. Lo más destacado de esta producción es, sin duda alguna, las coreografías y el ballet.

No obstante, An American In Paris no es el espectáculo que me esperaba. La historia se ha readaptado para el teatro y, pese a haber mantenido una buena parte de la esencia, algunas escenas me parecieron lentas e incluso aburridas. En ocasiones, el musical se hizo pesado.

Las coreografías eran brillantes y la puesta en escena de las canciones también. El ballet toma un gran protagonismo durante toda la función y los actores y actrices están espectaculares en ese sentido, porque demuestran sus habilidades y su talento extraordinario.

La escenografía también es muy poco usual en el West End. Todos los decorados son digitales pero funcionan muy bien porque parecen pinturas que se van creando con cada cambio de escena o ubicación. Ello convierte a An American In Paris en un musical muy visual y bonito de ver, un regalo para los ojos.

Pese a tener escenas brillantes y números muy potentes, hay momentos en los que An American In Paris pierde su intensidad y falla, se queda a medias. No me malinterpretéis, la sensación al salir del Dominion Theatre fue positiva, pero esperaba mucho más, básicamente debido a lo buena que es la película original.

Es una propuesta destinada, principalmente, a los aficionados del teatro musical y a aquellos que conocen las películas musicales clásicas, como las dirigidas por Vincente Minnelli y de Gene Kelly. Pese a ello, las coreografías y las canciones pueden entretener y atrapar al público en general.

An American In Paris at the Dominion Theatre in London, a review of a classic a bit disappointing

An American In Paris is a musical inspired by the film of 1951 directed by Vincente Minnelli, with Gene Kelly, Leslie Caron, Oscar Levant, George Guetary and Nina Foch. The film won 6 Oscars, including Best Picture. It opened on Broadway in 2015 and, just two years later, premiered in London, where you can see it at the Dominion Theatre.

The story is about Jerry, an exmilitar who decides to move to Paris when World War II has ended. There, he meets the composer Adam and the dancer Henri. Jerry falls in love with a woman, Lise, but everything is complicated because she is Henri’s girlfriend and Adam encourages him to marry her.

The cast includes Ashley Day as Jerry, Leanne Cope as Lise, Haydn Oakley as Henri and David Seadon-Young as Adam. The rest of the cast is superb on stage, because you can see a huge range of brilliant dancers, singers and actors. The highlight of this production is undoubtedly the choreography and the ballet.

However, An American In Paris is not the show I was expecting. The story has been readapted for the stage and, despite maintaining a good part of the essence of the original film, some scenes seemed slow and even boring. At times, the musical became boring.

As I said, the choreography was brilliant and the songs as well. The ballet plays a major role throughout the performance and the actors and actresses are spectacular in that sense, because they demonstrate their abilities and their extraordinary talent.

All the sets are amazing, they are digital but they work very well because they look like paintings that are created with every change of scene or location. This makes An American In Paris a very visual and beautiful musical to watch, a gift for the eyes.

 Despite having brilliant scenes and very powerful numbers, there are times when An American In Paris loses its intensity. Do not get me wrong, the feeling once the performance was over was positive, but I expected a lot more, basically because the original movie is really good.

I believe that this musical is destined, mainly, to musical theatre fans and, of course, those who love the classic musical films (such as those directed by Vincente Minnelli and the Gene Kelly ones). However, choreographies and songs from this show can entertain and be loved by the general audience.

 

Frozen, el musical en Broadway: qué sabemos hasta ahora

En febrero de 2018 se estrenará en Broadway la adaptación de Frozen, una de las películas de Disney más taquilleras de los últimos años. Es una película que, ya de por sí, es muy musical, con lo cual su versión teatral solo era cuestión de tiempo. Las entradas ya salieron a la venta y han volado, la expectación por ver este musical es muy grande.

Se estrenó en agosto Denver (Colorado) y se pudo ver hasta el pasado 1 de octubre. Esto es algo muy habitual, un musical se estrena en otra ciudad primero para ver la acogida del público, hacer las modificaciones necesarias y, posteriormente, se estrena a lo grande en Nueva York. Por tanto, hay mucha gente que ya ha podido ver cómo es Frozen y, como era de esperar, se han leído comentarios de todo tipo, buenos y malos.

Al igual que la película, la música y las letras de Frozen son de Kristen Anderson-Lopez y Robert Lopez. En este caso, el espectáculo está dirigido por Michael Grandage y protagonizado por Caissie Levy como Elsa, Patti Murin como Anna, Jelani Alladin como Kristoff, John Riddle como Hans y Greg Hildreth como Olaf.

Parece ser que la puesta en escena no es tan espectacular como se esperaba, incluso el momento Let It Go, que debería ser el más memorable, queda bastante deslucido. Muchos critican que Disney no ha innovado excesivamente y que Frozen en teatro es como ver la película, no se han aprovechado los recursos que ofrece el teatro. Todavía queda tiempo hasta que el espectáculo se estrene en Broadway y podrían hacerse modificaciones y mejoras.

El espectáculo incorpora canciones nuevas, como A Little Bit Of You, Dangerous To Dream o Monster. He leído maravillas de esta última canción, es un solo de Elsa, donde el personaje se plantea el suicidio o su exilio del reino de Arandelle. Va más allá que el sentimiento de Let It Go, al incorporar el dramatismo y la soledad.

De cara a los próximos premios Tony es imposible saber qué pasará todavía. Pero es inevitable pensar, ¿Frozen recibirá alguna nominación? ¿De verdad que las merece? Al fin y al cabo, son canciones ya conocidas y, encima, no proceden del teatro sino del cine. Habrá que ver qué ocurre.

Lo que está claro es que Frozen es todo un fenómeno y despierta pasiones en los más pequeños (y adultos también, claro). Tras el éxito de la película, se prevé que en teatro también va a ser un taquillazo. Además, pronto veremos Frozen 2, además del cortometraje Una aventura de Olaf. Yo, como fan de la historia de Elsa, me muero de ganas de verlo todo.

Entrevista a Ivan Labanda, actor protagonista de Cabaret en el Teatre Victòria de Barcelona

¡Cabaret ha regresado a Barcelona! En Musicals Are Great estamos muy entusiasmados con el regreso de Cabaret a Barcelona y afortunadamente hemos podido entrevistar a Federico Barrios, su director, y a Ivan Labanda y Elena Gadel, los dos actores protagonistas. De este modo, hemos podido conocer desde su punto de vista cómo están viviendo este gran proyecto.

 

MUSICALS ARE GREAT: El maestro de ceremonias es un personaje que transmite mucha energía, ¿no es agotador para usted interpretar a alguien con tanta intensidad cada noche?

IVÁN LABANDA: Lo es en la parte física y sobre todo emocional. Pero compensa tanto hacerlo que trasciende a cualquier tipo de agotamiento. Me siento muy útil representando al MC.

 

MAG: En una historia más bien dramática, el maestro de ceremonias introduce el sentido del humor, la sátira, la parodia… ¿se lo debe pasar muy bien interpretando este papel, verdad?

IL: Introduce el sentido del humor, la sátira y la parodia en dosis muy medidas, pero es un personaje muy agridulce. Más “agri” que “dulce”, en realidad. No olvidemos la ambivalencia del Maestro de Ceremonias: funciona como conductor del espectáculo, es el que establece el cordón umbilical entre el espectador y la escena, funciona también como catalizador de lo que está ocurriendo en la parte drmática, como introductor y parte de los números musicales, y que a su vez son un espejo deformado de la realidad que viven los personajes de la función y de lo que puede ver y pensar el espectador. El MC es uno de los personajes más complejos del mundo teatral. Un ser del que no se sabe nada más allá de lo que se ve en plena exhibición, que esconde muchas cosas y muestra muchas otras. Un ente que va más allá de lo moral y lo permitido, que debe inquietar e incomodar al espectador, que debe reflejar sus temores a través de una máscara, que actúe como revulsivo y a la vez que sea magnético, empático, entrañable y necesario sobre el escenario. Representarlo es apasionante para cualquier artista que se precie. Te pone a prueba. Es una mixtura de elementos muy difícil de describir, pero que en conjunto responde a una emoción tan ancestral que los espectadores arropan desde el primer momento porque saben que en el fondo es su representante, forma parte de ellos mismos.

 

MAG: Quizás una de las oberturas más famosas del teatro musical es la de Cabaret, con ‘Willkommen’. ¿Qué siente cuando escucha las primeras notas de la canción y, por tanto, da comienzo al espectáculo?

IL: Se te ponen los pelos de punta. Siempre. Es uno de los temas de lo que hemos estado hablando últimamente. Es increíble que después de tantos años de escuchar estas canciones continúe sucediendo, pero es así. El arranque de la función establece los códigos del resto del espectáculo. Es casi como un ritual, un momento de vital importancia que va acompañado de una música que perdurará por su maestría y la iconografía que la acompaña.

 

MAG: ¿Qué es lo que más le gusta de Cabaret y qué ha descubierto de este espectáculo poniéndose en la piel del maestro de ceremonias?

IL: Me gusta la complejidad del libreto, de los personajes. Me gusta que demuestre que un musical puede no ser un mero entretenimiento banal, que es a lo que nos estaban acostumbrando las franquicias que hemos podido ver en el país los últimos años. Cabaret es una obra de texto con un contenido profundo, un mensaje claro y contundente, acompañado de unas canciones con una partitura espléndida. ¿Qué más se puede pedir como intérprete y como espectador? Por eso es un clásico. Cabaret se puede hacer de muchas formas, pero está tan bien escrito y su arquitectura está tan bien pensada que lo hagas como lo hagas funcionará.

Lo que más me gusta como Maestro de Ceremonias es tener la responsabilidad de implicar al espectador como parte activa en el viaje de la función. Es tu misión llevarle con éxito desde el punto de partida hasta el gran final, y de que se quede con la boca abierta, de llegar a su alma, y de que salga del teatro modificado de como ha entrado. Y en realidad esa es la misión del teatro, del arte. Mover y conmover. Es un privilegio tener esta responsabilidad y poder dejar tu huella artística y tu visión personal en ello.

 

MAG: Antes de Cabaret, le hemos podido ver actuando en muchos musicales, ¿qué tienen los musicales que le fascinen tanto? Por curiosidad, ¿cuáles son sus favoritos?

IL: El musical demanda el control de muchas disciplinas por parte del intérprete. El dominio de ellas o del conjunto determinará el grado de responsabilidad que tengas en un musical. Siempre me he movido por retos. Superarlos y superarme a mi mismo y demostrarme que los límites son algo autoimpuesto son unos de los motores que más me activan, me hacen sentir vivo. Pero disfruto tanto del teatro de texto como del musical, de la televisión como del teatro o el doblaje… Todo tiene su propia disciplina y aprender de cada una, alimenta al resto: te hace mejor intérprete, tienes más herramientas y te hacen poder trabajar de forma más minuciosa.

Me gustan muchos musicales. Entre ellos, y no por dar más coba, siempre ha sido Cabaret, pero también otros como All That Jazz (la película) o Company. Me interesan los musicales con libretos y partituras trabajados y complejos que no se queden en el mero entretenimiento, que tengan realmente algo que contar, algo que te mueva, te modifique.

 

¡Muchas gracias, Ivan! 🙂

 

 

No os perdáis el regreso de Cabaret en Barcelona, podéis comprar las entradas en la página web oficial del Teatre Victòria.