Querido Evan Hansen, de Val Emmich, Steven Levenson, Benj Pasek y Justin Paul, la novela basada en el musical de éxito en Broadway y Londres

Dear Evan Hansen es uno de los mayores éxitos de Broadway de los últimos años. De hecho, el fenómeno ha sido tan grande que este año se estrenará en Londres. Los espectadores británicos son muy exigentes y quieren ver los musicales que están de moda cuanto antes y no tener que viajar a Nueva York para hacerlo (¡las mismas inquietudes culturales que en nuestro país, vaya…!).

Con el éxito que ha tenido de crítica y público, no sorprende que en las librerías españolas podamos encontrar la novela de este musical, escrita por Val Emmich, Steven Levenson, Benj Passek y Justin Paul. Que esta novela llegue a nuestro país de la mano de la editorial Planeta de Libros es una buenísima noticia para los fans de los musicales. Ahora bien, un lector cualquiera puede plantearse: ¿qué me puede aportar a mí un libro sobre un musical que se representa en Nueva York, si no puedo permitirme el vuelo y la entrada para verlo?

Pues, en realidad, mucho. El teatro que se representa en Nueva York es muy importante porque inspira el teatro que llega a Europa y, por tanto, que acabamos viendo en la mayoría de salas de teatro de nuestras ciudades. Al mismo tiempo, inspira muchas series y películas con las que desconectamos de la rutina. En definitiva, el entretenimiento americano, nos guste o no, acaba influyendo muchísimo en nuestra cultura. Valorar si esto es positivo o negativo, eso es otro tema en el que no voy a entrar.

¿Qué tiene Dear Evan Hansen para tener tanto éxito? Es un musical dirigido al público joven y adolescente, que habla su propio lenguaje. La historia ocurre en un instituto, los personajes son chicos de instituto y, por tanto, todos nos podemos sentir identificados con las tramas (o más bien comprenderlas): enamorarse, el sentimiento de soledad, inseguridades, etc.

Además, cuenta con una banda sonora extraordinaria, con canciones súper pegadizas que, una vez las escuchas, ya no te las puedes quitar de la cabeza. Las canciones mezclan sentimiento con pop y hay momentos para todos los gustos. Detrás de las canciones están los compositores de moda: Benj Passek y Justin Paul. ¿Que quiénes son? ¡Menudas preguntas! Pues claro, los compositores de The Greatest Showman y La La Land.

En el canal de Youtube de Dear Evan Hansen podeís ver que, cada dos por tres, publican un videoclip de algunas de sus canciones. Los nuevos actores que forman parte del elenco del musical interpretan algunas de las canciones como ‘Only Us’, ‘You Will Be Found’ o ‘Requiem’. Esto es muy significativo porque queda claro que las canciones son más que una parte de la historia, que sirven para desarrollar las escenas, sino que también se pueden escuchar y disfrutar por sí solas, que aportan muchas sensaciones, incluso a los que todavía no hemos visto el espectáculo.

La historia de Querido Evan Hansen trata muchísimos temas, tan importantes como actuales: la diferencia, la libertad, las enfermedades psicológicas, la homosexualidad, la marginación, etc. Es una novela especialmente recomendada para los jóvenes porque pueden reflexionar sobre su realidad, pueden entender cómo se sienten Evan y Connor y aprender a tener empatía, a entender qué les ocurre a sus compañeros de instituto, a no tener prejuicios…

Esta novela cuenta la historia de Evan, un chico un poco rarito (no vamos a negarlo) al que su psiquiatra le recomienda que se escriba cartas a sí mismo explicando cómo se siente. Un día, un chico del instituto, Connor, encuentra su carta y, de golpe, deja de asistir a clase. A partir de ese momento, Evan se encontrará alimentando una gran mentira y será incapaz de deternla, pese a saber las consecuncias que conlleva.

Evan Hansen es un personaje entrañable, que se hace querer, porque es tan diferente a los demás que uno puede conectar con él, con su forma de pensar y actuar. Su historia es triste, es verdad, pero está explicada con sentido del humor y con muchas dosis de ternura. Los capítulos son cortitos, las frases también, los diálogos son ágiles y, al final, uno se da cuenta de que se ha fundido las 300 páginas en un santiamén, con ‘Sincerely, Me’, ‘Requiem’, ‘Disappear’ o ‘Anybody Have A Map?’ sonando en bucle en la cabeza. Por ello, es una novela ideal para llevársela de vacaciones este verano y leerla mientras se seca el bañador después de bañarte en la piscina o en la playa.

Probablemente, no sea la mejor novela del año, no nos vamos a engañar, pero Querido Evan Hansen tiene los ingredientes para funcionar muy bien y para hacer soñar y reflexionar a los más jóvenes: ternura, actualidad, sentimiento y musicalidad. Es un canto a la individualidad y al respeto, a aceptar las diferencias. A lo largo de su viaje, Evan Hansen aprenderá, entre muchas otras cosas, que lo importante es ser él mismo, sin trampa ni cartón

Por último, os dejo la actuación del Evan Hansen original en Broadway: a Ben Platt, interpretando ‘Waving Through A Window’. Segurísimo que este papel le transformó la vida. No solo ganó el premio Tony al mejor actor, sino que le dio una visibilidad que no tenía antes (aunque ya había protagonizado alguna película popular como Pitch Perfect). Desde entonces, ha publicado un disco en solitario (en el videoclip ‘Ease My Mind’ hizo pública una noticia muy importante sobre su vida privada) y ha realizado múltiples conciertos en Estados Unidos y el Reino Unido. ¿Quién sabe dónde le veremos en un futuro? ¡Seguro que muy lejos y acompañado de las canciones de este fantástico musical!

Cesar

Anuncios

‘Touch Me’ de Spring Awakening

Spring Awakening es uno de mis musicales favoritos. Afortunadamente, lo hemos podido ver en Barcelona hasta en tres ocasiones y su producción ha sido una maravilla, con actores y actrices buenísimos interpretando esta historia intensa, dramática, bonita y con canciones extraordinarias y que no estamos acostumbrados a escuchar en teatro pero que suenan genial.

La música es de Duncan Sheik, con letras de Steven Sater, y la primera producción en Nueva York en 2006 estaba protagonizada por Lea Michele y Jonathan Groff. Cuenta la historia de Melchior Gabor, un chico muy inteligente que descubre la sexualidad en un entorno que se empeña en mantener ese tema en tabú, Moritz Stiefel, un chico inestable y vulnerable con deseos de conocer la sexualidad tras tener sueños eróticos y Wendla Bergmann, una chica inocente con ganas de enamorarse y descubrir la sexualidad.

En definitiva, Spring Awakening es un musical sobre el descubrimiento de la sexualidad en una sociedad donde es un tabú, donde no se puede hablar, donde hay que ocultarlo. Esto nos parece incomprensible y que no va con nosotros pero esta realidad no es tan lejana. Es un espectáculo que trata muchos temas, como los miedos, las fobias, la represión… Es excelente para jóvenes y adultos, no me canso de decirlo.

Además, no solo trata sobre la represión, sino también sobre el descubrimiento de la sexualidad, algo que todos sí hemos pasado por ello. Probablemente, la sexualidad se descubre con el tacto, al comprender nuestro propio cuerpo y explorarlo. Spring Awakening incluye una canción en la que se explica esto a través de la música: ‘Touch Me’.

Aquí tenéis una actuación de ‘Touch Me’ que hizo el cast del revival de Spring Awakening en 2015. Podéis ver que aparece Ali Stroker, la chica en silla de ruedas que ganó este año un Tony por Oklahoma!.

Touch Me

Musical: Spring Awakening

Música: Duncan Sheik

Letras: Steven Sater

Año: 2006

Teatro musical y Disney, 25 años en Broadway

Este años se celebran 25 años desde que Disney llegó a Broadway. Después de tantísimos éxitos cinematográficos, la compañía de los sueños apostó por el teatro y, la verdad, no le ha ido nada mal (aunque, como todo, ha habido espectáculos mejores y peores). Disney no solo ha revolucionado el cine, sino también el teatro gracias a sus superproducciones que se representan en todo el mundo y, día a día, llenan las butacas de los teatros de niños y adultos dispuestos a ilusionarse y sorprenderse con la magia del teatro.

Veamos qué obras de teatro musical ha estrenado Disney a lo largo de estos 25 años, empezando por los musicales basados en películas de animación:

La Bella y la Bestia

El primer musical de Disney se estrenó en Broadway en 1994. Contaba con las canciones de Alan Menken, Howard Ashman y Tim Rice que se habían utilizado para la película de animación, si bien se añadieron algunas nuevas como ‘Home’ o ‘If I Can’t Love Her’ (que desafortunadamente no aparecieron en la película de acción real…).

El musical se ha representado en Australia, Londres, Japón, México, España, Italia, Brasil, etc. Y, además, pronto regresará a Broadway. ¡Menudo notición!

 

El Rey León

Probablemente, la joya de la corona de Disney, el mayor éxito teatral de esta compañía. Representándose en Broadway y Londres desde hace más de 20 años y siendo un éxito absoluto. Al igual que La Bella y la Bestia, este espectáculo también se representa en muchos países: España, Japón, México, Brasil, etc.

El musical, dirigido por Julie Taymor y con canciones de Elton John Time Rice, se ha llevado numerosos premios a lo largo de los últimos años. Es un espectáculo extraordinario, hay que verlo, hay que vivirlo.

 

Aladdin

Uno de los últimos éxitos de Disney en Broadway es Aladdin y es una maravilla de musical que se puede ver también en Londres. Estrenado en 2011, el espectáculo incluye las famosísimas canciones de la película de Alan Menken y también algunas de nuevas como ‘Proud of your boy’ o ‘Behind this palace walls’ (que tampoco se han escuchado en la nueva película de acción real).

En Broadway, el actor que interpretaba el Genio, James Monroe Iglehart, se llevó el Tony Award por su actuación. Realmente, es un papel muy divertido y seguro que agotador.

 

Frozen

Es una de las últimas novedades de Disney en Broadway que, desafortunadamente, no ha tenido una muy buena acogida por parte de la crítica, si bien es un éxito por parte de público. Después del exitazo de esta película de animación, era cuestión de tiempo que llegara al teatro y no ha tardado demasiado en hacerlo, claro.

En 2020 llegará a Londres, con las canciones archiconocidas de la película de Kristen Anderson-Lopez y Robert Lopez, y algunas de nuevas como ‘Monster’. Qué ganas de quedarnos congelados en el teatro.

 

 

 

 

 

 

 

 

La Sirenita y Tarzan

Por supuesto, no podemos olvidarnos de los fracasos de Disney en Broadway: La Sirenita y Tarzan. El primero se estrenó en 2008 y solo se mantuvo un año en cartel y el segundo duró más o menos lo mismo, aunque se estrenó en Atlanta y Alemania.

Disney también ha producido otros musicales basados en películas que no son de animación. Veamos cuáles:

Mary Poppins

Por supuesto, otro de los éxitos teatrales de Disney es Mary Poppins que, por cierto, regresará este año a Londres. Qué ganas de ver a Mary Poppins volando por Londres de nuevo. Es un musical lleno de efectos que emocionará a grandes y pequeños.

Este musical se estrenó por primera vez en Londres en 2004 y se ha representado en muchos países como Alemania o México. ¿Para cuándo España? ¡Sería un éxito asegurado!

 

High School Musical

Sí, sí, en serio, High School Musical ha tenido una adaptación teatral. Aunque no se ha llegado a estrenar nunca en Broadway, el musical sí que se ha representado en todo el mundo, incluso en España.

 

Newsies

Esta película no es especialmente famosa en España, pero sí en Estados Unidos y, por ello, también se ha llevado al teatro. Es un musical que adoran los adolescentes americanos ,pero que en Europa no ha tenido tanto boom.

El musical se basa en la película de 1992, con letras de Harvey Fierstein y música de Alan Menken y Jack Feldman.

 

Otros musicales: El jorobado de Notre Dame, Aída, Freaky Friday, etc. ¿Cuál es vuestro musical favorito de Disney? ¿Hay alguno que estéis deseando ver? ¿Con qué nos sorprenderá Disney en los próximos 25 años?

Aquí tenéis un cortito reportaje sobre la trayectoria de Disney sobre los escenarios de Broadway que vale la pena ver:

‘I’m Still Standing’ de Elton John, en el musical Rocketman

Debo reconocer que en mi casa prácticamente no se ha escuchado nunca a Elton John y que, por tanto, no conozco mucho sus canciones. Las típicas sí, solo faltaría (‘Your Song’, ‘Don’t Go Breaking My Heart’…). Óbviamente, tampoco sé demasiado sobre su historia, no sé lo que significó para la historia de la música ni qué impacto tuvo. Como fan de musicales, Elton John me trae a la memoria El rey león, Billy Elliot, Tommy, Aida y, si me apuras, Moulin Rouge.

Así pues, fui a ver Rocketman sin tener ni pajorera idea de lo que iba a ver y, como suele ocurrir en esos casos (cuando vas con pocas expectativas, por no decir ninguna), me llevé una sorpresa y la peli me gustó. Es inevitable comparar esta peli con Bohemian Rhapsody, porque son dos pelis muy recientes sobre dos estrellas de rock modernas (casualmente homosexuales en ambos casos). Y debo reconocer que me gustó más Rocketman que Bohemian Rhapsody, pese a conocer más las canciones de Queen.

El biopic de Elton John me pareció más realista, se mostraban episodios muy crudos de su vida sin miedo (drogas, sexo, violencia…), sin edulcorarlo tanto como sí que creo que se hizo con el film de Freddie Mercury. Por tanto, la historia me la creí más. No es que me caiga mejor Elton John que Freddie Mercury (¡yo qué sé, si ni siquiera les conocí en persona!), pero tuve la sensación de entender mejor el personaje.

Como fan de los musicales, además, Rocketman es más musical que Bohemian Rhapsody. En primer lugar, porque cuenta con artistas del West End que hace especial ilusión ver en pantalla, como Jason Pennycooke y Celinde Schoenmaker (artista que vimos en Barcelona hace dos Navidades en el concierto Una nit a Broadway amb Andrew Lloyd Webber i l’OBC a L’Auditori junto a Alfonso Casado, John Owen Jones, Joanna Ampil y Gerónimo Rauch). En segundo lugar, porque tiene números muy buenos, donde se utilizan las canciones para explicar las tramas y desarrollar las sensaciones, además de haber coreografías espectaculares.

Como decía, desconocía las canciones de Elton John, pero sí que es verdad que las utilizadas en la película son muy famosas y me sonaban mucho prácticamente todas, como es el caso de la canción de hoy: ‘I’m Stil Standing’. [ALERTA SPOILER!!!!!!!] Para los que ya hayáis visto la película, sabéis que es la canción final de la película y que, incluso, agrupa la última escena con los créditos. Me pareció una decisión muy acertada utilizar esta canción para el final porque el mensaje es clarísimo: pese a todos los problemas, aquí sigo, con positividad y con un tema tan alegre. Además, la canción es súper pegadiza.

¿Habéis visto Rocketman? ¿Os ha gustado?

I’m Still Standing

Musical: Rocketman

Música: Elton John

Letras: Bernie Taupin

Año: 1983

L’amor (no és per a mi va dir Medea) al Teatre Eòlia de Barcelona de l’11 al 14 de juliol

Queralt Riera, graduada en direcció i dramatúrgia a Eòlia ESAD, presentarà la seva nova peça L’Amor (No és per a mi, va dir Medea) durant la temporada 2019/2020 al Teatre Eòlia.

Per no fer tant llarga l’espera, però, es presentaran 4 funcions prèvies els dies 11, 12, 13 i 14 de juliol al mateix teatre. L’obra ha estat guanyadora del Premi Octubre de Teatre Pere Capellà 2019, la Beca Odisseu Eòlia i+D 2018 i finalista al Premi Quim Masó 2018.

La Rosa Cadafalch i la Patícia Mendoza, acompanyades de la música en directe de Joan Alavedra, seran Medea. Una dona que sent que ha matat els seus fills. Amb el cor trencat i sola creixerà davant dels nostres ulls dels 8 als 88 anys. Mostrarà la fragilitat, el dolor de la vida i la poca felicitat que de vegades aconseguirà esgarrapar. Un reflex del desassossec en què sovint vivim i que
ens esforcem a negar.

Queralt Riera parla “d’un experiment literari i escènic, una obra que es compon al cervell de cada espectador: poètica i drama, vida i mort, una dona que podria ser qualsevol de nosaltres.” Així doncs, l’autora continua en la línia del teatre post dramàtic seguin la veu i estils propis que ja va mostrar a l’obra Aquí, la qual va fer temporada a la Sala Atrium el setembre del 2018 i que ara el novembre del 2019 arribarà al Teatre Fernán Gómez de Madrid.

Podeu reservar ja les vostres entrades a la pàgina web del Teatre Eòlia. Si ja esteu de vacances i no podeu assistir ara al juliol, no patiu que L’Amor (No és per a mi, va dir Medea) tornarà a representar-se durant la temporada 2019/2020.

Les feres de Shakespeare a l’Onyric Teatre Condal de Barcelona: una visió feminista divertida i interessant del clàssic de Shakespeare

A l’estiu ve molt de gust anar a veure comèdies al teatre i més encara si es tracta d’un musical. Riure una estona sempre va bé, distreure’s, pensar i escoltar cançons que sonen bé es fantàstic. A l’Onyric Teatre Condal podeu trobar una proposta d’allò més interessant per aquest estiu: Les feres de Shakespeare. És un musical que entra dins de la programació del Festival Grec de Barcelona i la seva qualitat és excel·lent en tots els àmbits: del guió, fins el vestuari i les coreografies. Us ho expliquem!

Les feres de Shakespeare és el primer gran musical de Els Pirates Teatre i ho han fet amb molt bona nota. Aquesta companyia barcelonina celebra enguany 18 anys de trajectòria. Abans d’arribar a la majoria d’edat, ja han assolit nombrosos èxits: són els responsables de la gestió d’El Maldà, han produït una trentena d’espectacles i, fins i tot, han actuat al Festival Shakespeare im Neuss (Alemanya), a París, Venècia i Düsseldorf. No és poca cosa!

Si heu vist alguna obra de teatre de Els Pirates Teatre abans, sabeu perfectament que són tot sentit de l’humor i proximitat. A nosaltres ens agrada el teatre proper, perquè pots veure les expressions dels artistes just davant teu i escoltar les seves veus a la perfecció. L’Onyric Teatre Condal és molt gran i, per això, és impossible que l’obra sigui tant pròxima als espectadors. La companyia ho ha solucionat amb una idea força original: no només hi ha l’escenari, sinó també una plataforma que arriba fins al públic. Malgrat perdre localitats, es guanya en proximitat i ens va semblar molt ben pensat.

La dramaturga i traductora Ariadna Pastor i la compositora Ariadna Cabiró, amb la direcció de l’Adrià Aubert, han transformat L’Amansiment de la fúria de William Shakespeare. No és la primera vegada que un musical s’inspira en aquesta comèdia de Shakespeare, també ho va fer Kiss Me Kate, amb cançons de Cole Porter. En canvi, Les feres de Shakespeare fa una reflexió més profunda sobre la identitat, els rols de gènere, els anhels, els somnis, la raó i el coneixement.

L’Ariadna Pastor i l’Ariadna Cabiró (amb el text i les cançons) han creat una visió femenina, feminista i actual de l’obra de Shakespeare i el resultat és d’allò més interessant. Shakespeare és un dramaturg que ha influït enormement al teatre. De fet, cada any es programen moltes de les seves obres a les sales de teatre de Barcelona. Les seves obres són d’una altra època i, per tant, són enormement masclistes i clàssiques. Això vol dir que s’haurien de deixar de programar? Doncs no, sabent que, com ja hem dit, estan escrites en un altre moment. Ara bé, què millor que agafar aquest material per divertir-nos, actualitzar-lo i reflexionar alhora? Les dues Ariadna han fet una feina notable i molt interessant en aquest sentit.

A Les feres de Shakespeare hi apareixen tres “feres”. Són tres dones amb qualitats diferents i tant entranyables com intel·ligents i valentes: la Lucenzia (interpretada per la Mariona Castillo), una dona que vol estudiar en una època en la que només poden fer-ho els homes, la Bianca, interpretada per la Lluna Pindado, una noia amb ganes d’aprendre i a la vegada, descobrir la seva identitat, i la Caterina (la Laura Aubert), una dona que ha de lluitar contra el seu matrimoni forçat amb totes les armes que pugui.

Són tres dones diferents, molt carismàtiques, valentes i interessants, perquè mostren una faceta diferent. Són dones que poden fer-ho tot, malgrat viure en un món enormement masculinitzat i masclista. Tot i estar ambientada en una altra època, hi ha coses que ens recorden molt el nostre present, perquè hi ha idees i actituds que no hi ha manera d’eliminar.

Les feres de Shakespeare és la tercera adaptació que fan Els Pirates Teatre d’un clàssic de Shakespeare, després dels exitosos Somni d’una nit d’estiu a l’Escenari joan Brossa i Nit de reis (o el que vulgueu) al Teatre Akadèmia. Les seves adaptacions estan molt bé i són molt originals, perquè compten amb personatges molt ben interpretats i molt divertits. En el cas d’aquest musical, destacar la Lloll Bertran i els nois (Ricard, Farré, Arnau Puig i jordi Vidal).

La música de l’Ariadna Cabiró és excel·lent, perquè no només inclou lletres que estan d’allò més bé, amb missatges directes i, en ocasions, punyents, sinó que també compta amb melodies que sonen bé i enganxen. Ve de gust tornar a escoltar les cançons de tant bé que sonen. En ocasions, els números ens recordaven les operetes com, per exemple, The Pirates of Penzance, escrita per W.S. Gilbert i música d’Arthur Sullivan. Per acabar-ho d’arrodonir, destacar les coreografies de l’Anna Romaní, perquè son fantàstiques. Hi ha números molt ben trobats i visualment molt bonics, tot el muntatge és espectacular i s’aprofiten molt bé tots els recursos d’un teatre tant gran com l’Onyric.

Les veus dels actors i actrius són genials i tots canten molt bé, quelcom molt important quan es tracta d’un espectacle musical, clar. Ja sabeu que al blog som fans totals de la Mariona Castillo perquè tots els seus papers sempre els fa molt bé i canta meravellosament bé, però també destacar com de bé canten l’Arnau Puig, la Laura Aubert o la Laura Pau, per només anomenar-nos alguns.

Així doncs, no us ho penseu dues vegades i aneu a divertir-vos a l’Onyric Teatre Condal de Barcelona amb Les feres de Shakespeare. Les trobareu fins el 28 de juliol, feu-vos amb les vostres entrades a la web de l’Onyric i descobriu la seva història i el seu sentit de l’humor.

Cesar i Daniel

 

Ballet Nacional de Cuba presenta dos grandes títulos del ballet romántico: “El Lago de los Cisnes” y “La Cenicienta” en el Teatre Tívoli de Barcelona

El Ballet Nacional de Cuba llega a Barcelona dirigido por primera vez fuera de la isla por Viengsay Valdés, que sustituye en la dirección a Alicia Alonso, que ha estado al frente de la compañía durante décadas. Valdés es una de las más grandes bailarinas del mundo en estos momentos. Ha sido  designada como subdirectora artística de esta institución cubana, pero quiere respetar  “el legado histórico” si bien aportando “aires frescos”. En esta primicia trae dos espectáculos clásicos pero renovados: El Lago de los Cisnes y La Cenicienta.

El Ballet Nacional de Cuba, considerado el segundo mejor ballet del mundo según Dance Chanel Tv  llega con su  conocida y celebrada versión de El lago de los Cisnes, que es más compactada con respecto al original ruso, más ligera, con añadidos de humor y con un epílogo en lugar del cuarto acto que cambia el final y consigue un clímax plástico de gran belleza.

La Cenicienta del repertorio cubano es acertada porque alcanza todos sus objetivos: parodia ágil con un dibujo extraordinario de personajes y capaz de divertir a grandes y a chicos. Pero también es un ballet exigente en técnica y expresión, en el que llega a degustar algunas variaciones como una lección de lenguaje de ballet.

El Ballet Nacional de Cuba es una de las más prestigiosas compañías del mundo del ballet que ocupa un lugar prominente en la cultura hispanoamericana contemporánea.  El rigor artístico-técnico de sus bailarines y la amplitud y diversidad en la concepción estética de los coreógrafos, otorgan a esta agrupación un lugar relevante entre las grandes instituciones de su género en la escena internacional.

El Ballet Nacional de Cuba es la máxima expresión de la escuela cubana de ballet, que sobre la base del legado cultural que brindan varios siglos de tradición en la danza teatral con dos grandes títulos El Lago de los Cisnes  del 3 al 7 y La Cenicienta del  10 al 14 de julio.

Cesar