De marcha con ‘Priscilla, reina del desierto’

priscilla-reina-del-desierto-divas

Priscilla, reina del desierto’ es puro espectáculo, un subidón de energía y diversión. Incluye un repertorio de canciones de sobras conocidas por todos, bailables, que contagian entusiasmo y buen humor. En el escenario, disfrutamos de voces potentes, gorgoritos, trajes, tacones, pelucas y coreografías de infarto.

Es un musical basado en una película de Stephan Elliott, que se ha podido ver en Australia, Londres, Toronto, Broadway, Italia, Sao Paulo, Estocolmo, Atenas, Manila, Seul, Madrid… En un futuro también llegará a Japón y Francia.

La producción española de ‘Priscilla’ no tiene nada que envidiar de la de Londres, que se vio en el Palace Theatre (actualmente hogar de Harry Potter) desde 2009 hasta 2011. Los efectos y la escenografía son brillantes, con una enorme Priscilla de color rosa en medio del escenario o las divas descendiendo de bambalinas.

Las canciones son grandes hits del pop, como ‘I Will Survive’, ‘Go West’, ‘Like A Prayer’, ‘It’s Raining Men’, entre otros. Quizás, lo más sorprendente de esta producción es que no están traducidas, ¡y es fantástico! Tan solo se traducen algunos fragmentos de cada una. Esto permite unir las canciones con la historia, que se entienda porqué esta canción y no otra, pero traducirlas enteras no sería del todo necesario. Me pareció una decisión muy acertada y que funciona muy bien, al ser tan populares y que todos conocemos.

priscilla-reina-del-desierto-barcelona

Priscilla, reina del desierto’ es espectáculo y diversión. Quizás ese es su único objetivo y no hay que ir más allá, porque cojea con su argumento. Creo que tiene un planteamiento interesante, con tres personajes que podrían dar mucho juego y que se podrían explorar bien, pero que no se desarrollan sus tramas e historias. En definitiva, acaban siendo personajes LGTB típicos de siempre y, además, del montón. No logré conectar en absoluto con Felicia, Bernadette ni Tick.

Ello no significa que no disfrutara del espectáculo, hay momentos divertidos, hay bromas graciosas, pero la historia es lo de menos. Eso no es un inconveniente, para nada, yo logré desconectar durante dos horas de todos los problemas de la semana y me quedé con buen sabor de boca, con la sensación de que me lo había pasado bien.

El Teatre Tívoli se llena de pelucas, tacones, plumas, trajes, faldas, plataformas, maquillaje, coreografías, pasión y diversión en una producción de gran tamaño, como pocas hemos visto en nuestro país. Tan solo hasta el 4 de febrero, para que siga su gira por todo el país.

Todas las fotos de este post proceden de la página web oficial de ‘Priscila, reina del desierto‘.

Cesar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s