Archivo de la etiqueta: Teatre Gaudí

Barbablava, el musical al Teatre Gaudí: un musical original, innovador i molt ben treballat

Hi ha vegades que vas al teatre amb unes expectatives i t’acabes sorprenent amb el que veus. La veritat és que intento anar al teatre sense esperar-me res, justament per no emportar-me una decepció, però és inevitable imaginar en certa manera què és allò que vas a veure (bàsicament, el títol, el cartell, la sinopsi et transmeten sensacions i després el resultat pot ser molt diferent d’allò que has previst). El cas és que per Barbablava, el musical, les expectatives eren força altes. El motiu és que darrere d’aquest projecte hi ha Pupipia Produccions, els mateixos que ens van entusiasmar amb Veganos, el musical, una de les millors propostes que es van poder veure la temporada passada a l’Eixample Teatre. Personalment, vaig anar al teatre amb ganes de passar-m’ho bé i la veritat és que això ho vaig complir, m’ho vaig passar bé, però també puc dir que és una de les darreres vegades que he sortit molt més sorprès del teatre. Us diré perquè: Barbablava, el musical és un espectacle rodó, molt ben cuidat i treballat, amb molta precisió i amb molts detalls pel què fa a la música i el text i, a més a més, compta amb un equip d’actors i músics immens a sobre de l’escenari.

La obra està inspirada en Barbablava, el relat que va escriure Charles Perrault l’any 1697. El musical explica la història de Guilles de Rais, quan torna al seu castell després d’haver lluitat a la Guerra dels Cent Anys. Tot el poble viu en la misèria i ell es troba molt malalt. La seva sort, però, canvia quan es troba un estranger que li proposa un pacte que canviarà la seva vida: s’enriqueix, fa prosperar les seves terres i es casa de nou. La seva esposa, l’Ariane, intentarà apartar el seu marit del mal camí que ha iniciat sota la influència d’aquest estranger i el poble de Rais començarà a trobar atemorit nombrosos cadàvers als boscos.

Barbablava, el musical és un espectacle petit, molt modest, que aprofita tots els recursos possibles del Teatre Gaudí per explicar la seva història. No hi ha grans decorats ni molt menys, només entrar es veu un petit castell al centre de l’escenari i algunes masies, però tampoc cal res més. Els canvis d’escena es fan amb les llums, que traslladen els espectadors cap al bosc, les masmorres, l’habitació del castell, etc. En aquest sentit, destacar la feina de Joan Gil, director d’aquest espectacle, que ha tingut el repte de muntar les escenes en un espai tant petit com és el Teatre Gaudí. Totes estan molt ben plantejades i cohesionades per fer que la història s’entengui de la millor manera possible. Tots els elements que intervenen en els 90 minuts de funció estan molt ben aprofitats.

El text és de l’Estanis Aboal qui, a la vegada, interpreta l’estranger. Ell ha sabut crear una història interessant i amb molt de misteri, que atrapa l’espectador des del primer número. Aquest autor, qui ja ens va sorprendre gratament amb Veganos, el musical, ha tornat a fer una molt bona feina amb Barbablava, el musical. En aquest cas, explica un conte que, com ha de ser, també es pot traslladar a la nostra realitat: vulnerabilitat, crueltat, abús, violència, lluita de poder… L’autor ha desenvolupat bons personatges, especialment destacar Gilles de Rais (interpretat per l’Albert López Vivancos) i el de l’Ariane (amb la Mar Fernández), perquè cadascú té fortaleses i les seves debilitats, no són personatges plans. El primer, es transforma a mesura que avança la història i que es produeixen els esdeveniments en els quals es veu immers i, la segona, veu amb decepció com el seu marit cada vegada canvia més i s’adona que alguna cosa no va bé. Els actors han sabut donar-li aquest aire dramàtic que impregna tota la obra i el resultat és molt satisfactori. La resta d’intèrprets també estan molt bé, el poble dóna molt dinamisme a la funció i el seu paper és fonamental pel desenvolupament de les escenes.

La música és, probablement, el millor de Barbablava, el musical. En aquest sentit, Jesús Horcajo ha fet un treball de matrícula d’honor. És una música que recorda les cançons de Stephen Sondheim i Sweeney Todd en particular. Tot és misteriós, les melodies enganxen, sonen molt bé, si bé no són gens previsibles. A més, hi ha números per tothom, des de solos fins a duets d’amor i cançons en grup. Totes les cançons estan molt ben treballades, s’ha jugat amb les veus dels artistes i hi ha nombrosos cànons que fan que siguin molt agradables per l’oïda.

No em canso de dir-ho, però a mi m’encanten els projectes així i trobo que tenen molt de valor. Crec que és molt necessari donar ales a joves amb tant de talent com els que hi ha actualment al Teatre Gaudí. Com a espectador, em preocupa veure que al teatre majoritàriament hi va la gent gran i que la joventut no té interès en anar-hi i ni tant sols ho veuen com una opció més d’oci. Per aquest motiu, les obres bones, boniques i tant ben elaborades com Barbablava, el musical, fetes per creadors i actors també joves, poden connectar molt millor amb el públic així. Obres així poden fer que més joves se sentin atrets per anar al teatre i se sentin inspirats per tirar endavant els seus projectes o veure altres espectacles amb més freqüència, qui sap? Tot són beneficis, especialment pels espectadors, ja que així podrem seguir veient coses tant interessants i innovadores.

M’encanten els musicals (això ja ho sabeu perquè esteu llegint aquest post en un blog sobre musicals) i, per tant, m’agraden els musicals americans que es fan a Broadway i al West End, perquè aquella gent tenen molta més tradició que nosaltres fent aquest tipus d’espectacles i, en definitiva, juguen en una altra lliga, això és innegable. Només cal anar a veure a Londres qualsevol musical de la cartellera i sabreu del que estic parlant. Ara bé, aquí a Barcelona sóc molt defensor dels musicals originals, com Barbablava, el musical, i no tant de portar-los de fora. M’explico: m’encanta veure adaptacions en català i castellà d’espectacles de Broadway, és genial i molt necessari que no haguem de viatjar i els puguem veure aquí (per exemple, al Teatre Gaudí aquest estiu s’estrenaran les adaptacions en català de John & Jen i de 9 to 5 i, per descomptat, no me les penso perdre i ja me’n moro de ganes), però també és bo veure produccions originals, creades aquí mateix, perquè aquí també sabem fer bons espectacles i perquè així es poden crear obres que s’aproximin més a la nostra realitat, a la nostra cultura, a les nostres tradicions i punts de vista (per cert, justament al Teatre Gaudí d’aquí unes setmanes s’estrenarà el musical original El vol de l’home ocell i, a l’estiu, El futbol és així (de gai), no ens els perdrem tampoc). Però sabeu què és el millor? Que ho podem fer tot! Podem anar al Teatre Victòria a veure l’adaptació catalana de El despertar de la primavera, agafar un AVE i plantar-nos al Teatro Alcalá de Madrid i veure l’adaptació en castellà de Billy Elliot i, a més a més, anar al Teatre Gaudí i veure un espectacle nou i original, com és Barbablava, el musical.

Des d’aquí, vull fer arribar a tot l’equip la meva més sincera enhorabona per aquest treball i desitjo poder veure més obres en un futur, igual de sorprenents. No us perdeu Barbablava, el musical al Teatre Gaudí, només fins al proper 13 de maig. Ja podeu comprar les vostres entrades a la seva pàgina web. Us sorprendrà, us ho prometo.

Anuncios

El Teatre Gaudí, un espacio para los musicales pequeños muy grandes en Barcelona

Si bien os hablé de la genial noticia que significa que ONYRIC haya llegado a Barcelona para los aficionados de los musicales de la ciudad, también debemos mencionar la importantísima labor que hacen los pequeños teatros respecto al teatro musical. En nuestra ciudad, disfrutamos de una programación muy completa, variada y de calidad de musicales gracias a estas salas pequeñas.

Destaco el Teatre Gaudí, cerca de Sagrada Família, quien siempre cuenta con musicales nuevos en su programación. Es una sala que, desde siempre, trabaja para que las nuevas compañías y espectáculos tengan un espacio donde empezar y que, en definitiva, puedan llegar a un público más amplio.

El musical Sugar se estrenó en el Teatre Gaudí en 2015 y, ahora, se representa en el Teatre Coliseum, después de representarse también en el Eixample Teatre y el Teatre Tívoli. Es un éxito rotundo y de enorme calidad. Por su parte, también mencionar el musical El despertar de la primavera que, después de su exitosa temporada en el Teatre Gaudí, donde se estrenó en noviembre de 2016, llega al Teatre Victòria.

Uno de los últimos musicales que se pudieron ver allí fue Tick, Tick… Boom! de Jonathan Larson, que esperemos que pueda llegar a otras salas también, para que cada vez más personas descubran este musical. Pero el Teatre Gaudí también tiene más propuestas musicales. Si repasamos su programación, podemos ver algunas de ellas:

  • El llibre de la selva: el Teatre Gaudí tiene propuestas para todo el público, incluidos los más pequeños de la casa. Qué mejor que ir al teatro con los niños a divertirse con este clásico que cuenta con música de Neus Kaori, letras de Jordi Fornieles y está dirigido por Albert Pueyo.

  • Barbablava, el musical: la compañía Pupipia Produccions (los mismos que nos sorprendieron con Veganos, el musical) presentan este thriller musical, con dramaturgia y letras de Estanis Aboal, música de Jesús Horcajo y dirección de Joan Gil. ¡Qué ganas de verlo! A partir del 26 de abril, no os despistéis.

  • El vol de l’home ocell: en mayo llegará al teatro una de las leyendas más conocidas de la tradición catalana, la del Comte Arnau. Contará con canciones del grupo de heavy metal, Sangtraït. Qué curiosidad por verlo.

Cesar

Entrevista a Xavi Duch, Marc Pociello y Laura Miquel, protagonistas de Tick, Tick… Boom! en el Teatre Gaudí de Barcelona (castellano)

Este post está en castellano, pero lo podéis leer en catalán haciendo click aquí.

También podéis leer la reseña (solo en castellano) de Tick, Tick… Boom! en el Teatre Gaudí haciendo click aquí.

____________________________________________________________________________________

Hace unos días fuimos al Teatre Gaudí a hablar con los actores que cada noche interpretan a Jon, Susan y Mike en el musical Tick, Tick… Boom! de Jonathan Larson (compositor de Rent). Fue un encuentro muy agradable, Xavi Duch fue todo un anfitrión que nos atendió desde el primer momento con gran amabilidad. Los chicos se preparaban para la función y, de golpe, llegó Ferran Guiu, el director. Aquel día, eso sí, Lu Fabrés, la actriz principal del espectáculo, estaba enferma, pero pudimos hablar con su cover, Laura Miquel.

Fue todo un placer poder hablar con ellos, conocer de primera mano cómo ha sido el proceso de creación de este espectáculo, entender su amor por Jonathan Larson y conocer sus musicales preferidos. Disfrutamos muchísimo viendo Tick, Tick… Boom! pero todavía más hablando con los chicos, viéndolos más allá de sus personajes; fue todo un privilegio para nosotros.

Ahora más que nunca es importante ir al teatro, tenemos que llenar las salas y os animamos a ir a ver propuestas pequeñas (pero enormes) como Tick, Tick… Boom! en el Teatre Gaudí.

 

MUSICALS ARE GREAT: ¿Cómo nació la idea de producir ‘Tick, Tick… Boom!’ aquí en Barcelona?

XAVI DUCH: Yo soy muy fan de Jonathan Larson e, incluso, tengo la frase No day but today del musical Rent tatuada en la muñeca. Ferran Guiu y yo hace muchos años que nos conocemos, somos amigos desde hace tiempo, y siempre teníamos la idea de hacer Tick, Tick… Boom! detrás de la oreja.

Si bien lo teníamos muy claro, quizás éramos demasiado jóvenes para tirarlo adelante, pero hace cosa de un par de años, en el Versus Teatre, hicimos un musical precioso que se llama Dies Normals (Ordinary Days), de Adam Gwon, un compositor muy joven que tampoco lo conocía nadie y fue muy bien. Salía Lu Fabrés y también tenía que salir Marc, en un principio, pero nos abandonó para ir a trabajar al Teatre Nacional de Catalunya y hacer Shakespeare porque es un actor de éxito, pero vaya, le queremos mucho, ¿eh? (Risas)

Recuerdo que durante los ensayos y funciones de Dies Normals, Ferran y yo siempre nos recordábamos el uno al otro Tick, Tick… Boom!. En definitiva, es algo que siempre hemos tenido muy presente y, de golpe, se producen unas coincidencias vitales entre Ferran, Joan Comaposada (el pianista y nuestro director musical que también hacía muchos años que iba detrás de Tick, Tick… Boom!), Kiko Valín (el guitarrista, que yo no conocía, sino que era muy colega de Joan, pero que este musical también era una motivación y un sueño para él) y yo.

De golpe, empezamos a moverlo y un día hubo una llamada de “Ferran, ¡ya!” y él es quien gestionó todos los derechos con Londres. Es muy complicado porque ellos no entienden que la sala sea pequeña, les da igual, porque allí la cultura no tiene nada que ver con la importancia que se le da aquí. Allí hay salas muy pequeñas que tienen mucho prestigio pero las entradas son muy caras y la gente se gasta el dinero en cultura porque saben que tiene un precio y la valoran. Entonces, nos costó mucho, no fue nada fácil. Le propusimos el proyecto a Ever Blanchet (director artístico de los teatros Gaudí y Versus) y Ferran y él lo hablaron y lo convencimos para que nos produjera el espectáculo y le estaremos eternamente agradecidos. Finalmente lo ha producido él y gracias a él ha habido muchos estira y afloja y muchísimos mails con Londres arriba, Londres abajo con el tema negociaciones. Es complicado, es un mundo que, realmente, una vez estás aquí en el escenario no eres consciente de él pero es muy difícil.

¡Que pesao! (En broma, refiriéndose a la extensión de su respuesta)

 

MUSICALS ARE GREAT: ¿Qué es lo que os gusta más del espectáculo?

MARC POCIELLO: No te sabría decir exactamente. Hay un casting muy chulo y, además, todos habíamos trabajado juntos antes y hay mucha complicidad. Ha sido fácil y yo me lo paso muy bien haciendo la función. La música es brutal, hay mucha variación de estilos (como jazz, rock, etc.). Esta vez no me lo pensé dos veces, como decía Xavi si tenía otro proyecto o no, esta vez decidí que no me lo perdía por nada del mundo y me lancé de cabeza.

LAURA MIQUEL: Yo, sobre todo, el hecho de hacer un Larson me mata porque la primera cosa que hice en el mundo de los musicales fue Rent. Al Teatre Gaudí, no sé porqué, le tengo mucho cariño aunque la gente no lo sabe pero es bastante jodido sonorizar. Además, este verano veníamos del Versus de hacer Tell Me On A Sunday también con Ferran y era como una cosa muy familiar que aquí también está, aunque seamos más gente. Esa sensación de familia es muy guay.

 

MUSICALS ARE GREAT: ¿Cuál es vuestra canción o escena preferida?

MARC POCIELLO: Yo creo que uno de los momentos más chulos y, no tiene nada que ver conmigo, es la canción de Why que la interpreta Xavi. Él se ha tenido que aprender la canción en piano.

XAVI DUCH: ¡Pero si tú no sales!

MARC POCIELLO: ¿Te crees que no te veo cada día? Es uno de los momentazos porque él no es pianista y se lo ha tenido que aprender para la función. (A Xavi): Cada día estás más completo, ¿eh?

XAVI DUCH: ¡Ahora quiero aprender a tocar la guitarra! (Risas) Yo soy muy fan de Larson, ya lo he dicho antes, y tengo el disco de Tick, Tick… Boom! desde que se estrenó en 2001, prácticamente. Para mi es muy heavy hacer esto, es muy especial, hay una parte de felicidad muy bestia pero también es un cague y una responsabilidad. No tanto por la gente, porque yo me preocupo poco de eso, sino por mi y por la relación que yo tengo con Tick, Tick… Boom! porque me cambió la vida cuando era adolescente.

Tengo muchos momentos preferidos. Sobre todo la complicidad extrema que tenemos con el equipo porque hemos trabajado muy duro. A veces, trabajas con gente que tiene dinámicas muy diferentes y aquí, de golpe, es una función que realmente ensayamos poco, fuimos al grano (por condiciones, por presupuesto y por la realidad política, ya que nos pilló de pleno todo el procés) y nos encontramos haciendo una función con mucha química, una verdad y una magia tan bonita que se ha creado aquí. Hemos tenido unas críticas preciosas, todas hablan de emociones y de sentimientos muy bonitos hacia el público, cuando no es un espectáculo especialmente dramático ni emotivo, sino que explica un momento vital, unas decisiones y hay escenas más festivas, más cotidianas…

MARC POCIELLO: Te pasas más rato riendo y escuchando la historia y entrando dentro.

XAVI DUCH: Lo que pasa es que todo es tan mágico y tan real que llega. Es una función que está muy viva, cada día es diferente, hay un punto de improvisación muy bonito y que gusta mucho. Why es un momento catártico, que me conecta directamente conmigo mismo porque la obra habla, en este caso, del compositor y el mundo del arte, si te compensa, si persistir o si realmente deseas dedicarte a algo más estable. Pero esto es tan solo un punto de partida, la obra habla sobre decidir qué hacer en tu vida y hay un momento en el que mi personaje dice “no conozco a nadie que se está dedicando a lo que realmente quiere” y yo aquí siento cómo a la gente se le corta la respiración. Los espectadores pueden pensar “¿y yo, estoy haciendo lo que verdaderamente quiero?”. Nosotros lanzamos preguntas y eso hace que el espectáculo vibre. Quiero añadir que Why es una declaración de intenciones total porque viene de un momento muy potente que tengo con Marc (o Ferran), es una hostia y entonces el personaje se plantea “¿Qué estoy haciendo? ¿Es esto lo que quiero de verdad?”, entonces se lo piensa y “sí, sí, sí, es esto lo que quiero”.

 

MUSICALS ARE GREAT: ¿Qué tiene Jonathan Larson que conecta tanto con el público?

MARC POCIELLO: Yo creo que todo suma. Primero, porque es un grandísimo y, después, por su historia, por la incertidumbre de saber qué habría podido pasar, hasta dónde habría llegado, cómo nos habría impregnado a todos, etc. Todo esto hace que valores mucho más lo poco que tienes de él y hay mucha más magia. Pero seguro que Xavi se puede extender mejor.

XAVI DUCH: Jonathan Larson era un genio y el momento de su muerte le hizo todavía más popular pero, lo comentábamos con Ferran, estamos seguros de que tenía la herramienta, el poder y el talento para cambiar el género y lo hizo, pero nunca fue consciente de ello.

Larson bebía de Sondheim que, en su día, ya había cambiado el género. Sería, si no lo es ya, con lo poco que nos dejó, el Sondheim del siglo XXI. Así como ahora de golpe aparece Lin-Manuel Miranda que también tiene otros lenguajes e historias pero, por ejemplo, musicales como Next To Normal o Dear Evan Hansen beben directamente de Larson y no se esconden de ello, el primero es un homenaje y es maravilloso. Larson estaría haciendo películas, habría hecho Disney seguro, no habría parado.

 

MUSICALS ARE GREAT: ¿Os sentís identificados con vuestros personajes?

XAVI DUCH: 100%.

MARC POCIELLO: Hemos llegado a hacer este espectáculo en un momento de nuestras vidas que, en mayor o menor medida, cada uno se siente muy identificado con su personaje, con el que interpreta. Es una gran casualidad.

LAURA MIQUEL: Cada uno se siente identificado con su personaje pero sobre todo en general. Yo, personalmente, me identifica mucho el mensaje que transmite la obra y con Jonathan Larson en sí también, me inspira mucho.

 

MUSICALS ARE GREAT: ¿Cuál es vuestro musical favorito?

XAVI DUCH: Qué difícil, porque no tiene nada que ver el musical que te gustaría ver, el que te gustaría llevarte a una isla desierta, el que te gustaría hacer… Tengo muchos que me gustaría hacer, podría hacer una lista.

MARC POCIELLO: Yo tengo una lista de personajes que me gustaría poder hacer en momentos diferentes, un día más cómico, otro más dramático…

XAVI DUCH: Mi top 3 como espectador de musicales podría ser (curiosamente todos son de fuera):

  1. Next To Normal en
  2. Rent en Broadway.
  3. Parade en el Donmar Warehouse de

MARC POCIELLO: (En broma) Yo no he ido a Broadway, así que no tengo ningún momento. Es mejor que no me pronuncie. (Risas)

LAURA MIQUEL: Yo diría dos, no me puedo mojar más:

  1. El primer musical que vi en mi vida fue El Mikado de Dagoll Dagom.
  2. Rent, que fue el primero que hice yo.

 

MUSICALS ARE GREAT: Muchas gracias Xavi, Marc, Laura y Ferran!!!

 

Esperamos que os haya gustado la entrevista. Os recomendamos enormemente ir a ver Tick, Tick… Boom! en el Teatre Gaudí, lo podéis hacer hasta el próximo 28 de enero, no os decepcionará en absoluto. Podéis comprar vuestras entradas en la página web del teatro.

Entrevista a Xavi Duch, Marc Pociello i Laura Miquel, protagonistes de Tick, Tick… Boom! al Teatre Gaudí de Barcelona (català)

Este post está escrito en catalán, pero lo podéis leer en castellano haciendo click aquí.

També podeu llegir la ressenya (només en castellà) de Tick, Tick… Boom! al Teatre Gaudí fent click aquí.

____________________________________________________________________________________

Fa uns dies vam anar al Teatre Gaudí a parlar amb els actors que cada nit interpreten el Jon, la Susan i el Mike al musical Tick, Tick… Boom! de Jonathan Larson (compositor de Rent). Va ser una trobada molt agradable, el Xavi Duch va ser tot un amfitrió que ens va atendre des del primer moment amb gran amabilitat. Els nois es preparaven per la funció i de cop va arribar el Ferran Guiu, el director. Aquell dia, però, la Lu Fabrés, l’actriu principal de l’espectacle, estava malalta, però vam poder parlar amb la seva cover, la Laura Miquel.

Va ser tot un plaer poder parlar amb ells, conèixer de primera mà com ha sigut el procés de creació d’aquest espectacle, entendre el seu amor per Jonathan Larson i conèixer els seus musicals preferits. Vam gaudir moltíssim veient Tick, Tick… Boom!, però encara més parlant amb els nois, veient-los més enllà dels seus personatges; va ser tot un privilegi per nosaltres.

Ara més que mai és important anar al teatre, hem d’omplir les sales i us animem a anar a veure propostes petites (però enormes) com Tick, Tick… Boom! al Teatre Gaudí.

 

MUSICALS ARE GREAT: Com va néixer la idea de produir ‘Tick, Tick… Boom!’ aquí a Barcelona?

XAVI DUCH: Jo sóc molt fan de Jonathan Larson i, fins i tot, tinc la frase No day but today del musical Rent tatuada al canell. El Ferran Guiu i jo fa molts anys que ens coneixem, som amics des de fa temps, i sempre teníem la idea de fer Tick, Tick… Boom! darrere l’orella.

Si bé ho teníem molt clar, potser érem massa joves per tirar-ho endavant, però fa cosa d’un parell d’anys, al Versus Teatre, vam fer un musical preciós que es diu Dies Normals (Ordinary Days), d’Adam Gwon, un compositor molt jove que tampoc coneixia ningú i va anar molt bé. Hi sortia la Lu Fabrés i també hi havia de sortir el Marc, en principi, però ens va abandonar per anar a treballar al Teatre Nacional de Catalunya i fer Shakespeare perquè és un actor d’èxit, però vaja, l’estimem molt, eh? (Riures)

Recordo que durant els assajos i funcions de Dies Normals, el Ferran i jo sempre ens recordàvem l’un a l’altre Tick, Tick… Boom!. En definitiva, és una cosa que sempre l’hem tingut present i, de cop, va haver-hi unes coincidències de moments vitals entre el Ferran, el Joan Comaposada (el pianista i nostre director musical que també feia molts anys que anava darrere de Tick, Tick… Boom!), Kiko Valín (el guitarrista, que no coneixia, sinó que era molt col·lega del Joan, però que aquest musical també era una motivació i un somni per a ell) i jo.

I de cop vam començar-ho a moure i un dia va haver-hi la trucada de “Ferran, ja!” i ell és qui va gestionar tots els drets amb Londres. Això és molt complicat perquè ells no entenen que la sala sigui petita, els hi és igual, perquè allà la cultura no té res a veure amb la importància que se li dóna aquí. Allà hi ha sales molt petites que tenen molt prestigi però les entrades són molt cares i la gent es gasta els diners en cultura perquè saben que té un preu i la valoren. Aleshores ens va costar molt, no va ser fàcil. Li vam portar el projecte a l’Ever Blanchet (director artístic dels teatres Gaudí i Versus) i el Ferran i ell van estar parlant-ho i el vam convèncer perquè ens produís l’espectacle i li estarem eternament agraïts. Finalment ho ha produït ell i gràcies a ell hi ha hagut molts estira-i-arronses i moltíssims mails amb Londres amunt, Londres avall amb el tema negociacions. És complicat, és un món que, realment, un cop estàs aquí a l’escenari no n’ets conscient però és molt difícil.

¡Qué pesao! (En broma, referint-se a la extensió de la seva resposta)

MUSICALS ARE GREAT: Què és el que us agrada més de l’espectacle?

MARC POCIELLO: No et sabria dir exactament. Hi ha un càsting molt xulo i, a més a més, tots ja havíem treballat junts abans i hi ha molta complicitat. Ha sigut fàcil i jo m’ho passo molt bé fent la funció. La música és brutal, hi ha molta variació d’estils (com jazz, rock, etc.). Aquesta vegada no m’ho vaig pensar gens, com deia el Xavi si havia de fer algun altre projecte o no, aquesta vegada vaig dir que no m’ho perdia per res del món i m’hi vaig tirar de cap.

LAURA MIQUEL: Jo, sobretot, el fet de fer un Larson a mi em mata fort, perquè la primera cosa que vaig fer en el món dels musicals va ser Rent. Al Teatre Gaudí, no sé perquè, sempre li he tingut molt de carinyo encara que la gent no ho sap però és fotut de sonoritzar. A més, aquest estiu veníem del Versus de fer Tell Me On A Sunday també amb el Ferran i era com aquella cosa molt familiar i ara també ho és, encara que siguem més gent. Aquesta sensació de família és molt guay.

 

MUSICALS ARE GREAT: Quina és la vostra cançó o escena preferida?

MARC POCIELLO: Jo crec que un dels moments més xulos i, no té res a veure amb mi, és la cançó de Why que la interpreta el Xavi. Ell s’ha hagut d’aprendre la cançó en piano.

XAVI DUCH: Però si no hi ets!

MARC POCIELLO: Que no et veig cada dia? És un dels momentassos, perquè ell no és pianista i s’ho ha hagut d’aprendre per la funció. (Al Xavi): Cada dia estàs més complet, eh?

XAVI DUCH: Ara vull aprendre a tocar la guitarra! (Riures) Jo sóc molt fan de Larson, ja ho he dit abans, i tinc el disc de Tick, Tick… Boom! des de que es va estrenar el 2001, pràcticament. Per mi és molt heavy fer això, és molt especial, hi ha una part de felicitat molt bèstia però també és un cague i una responsabilitat. No tant per la gent perquè jo em preocupo poc d’això, sinó per mi i la relació que jo hi tinc amb Tick, Tick… Boom! perquè em va canviar la vida quan era adolescent.

Tinc molts moments preferits. Sobretot la complicitat extrema que tenim amb l’equip perquè hem treballat molt. A vegades, treballes amb gent que té dinàmiques de fer molt diferents i aquí, de cop, és una funció que realment vam assajar poc, més aviat vam anar per feina (per condicions, per pressupost i per la realitat política, ja que ens va enganxar amb tot el procés) i ens vam trobar fent una funció amb una gran química, una veritat i una màgia tant bonica que s’ha creat aquí. Hem tingut unes crítiques precioses, totes parlen d’emocions i de sentiments molt bonics cap al públic, quan no és un espectacle especialment dramàtic ni emotiu, sinó que explica un moment vital, unes decisions i hi ha unes escenes més festives, més quotidianes…

MARC POCIELLO: Et passes més estona rient i escoltant la història i entrant a dintre.

XAVI DUCH: El que passa que és tant màgic i tant de debò que arriba. És una funció que està molt viva, cada dia és diferent, hi ha un punt de improvisació molt maco i m’agrada molt. El Why és un moment molt catàrtic, que em connecta directament amb mi perquè l’obra parla, en aquest cas, del compositor i del món de l’art, si et compensa, si persistir o si realment vols una cosa més estable. Però això és un punt de partida, l’obra parla de decidir què fer amb la teva vida i hi ha un moment que el personatge diu “ningú que conec s’està dedicant al que realment vol” i jo aquí sento com a la gent se li talla la respiració de cop. Els espectadors poden pensar “i jo, estic fent el que realment vull?”. Nosaltres llencem preguntes i això és el que fa que l’espectacle vibri. Vull afegir que el Why és una declaració d’intencions total perquè ve d’un moment molt potent que tinc amb el Marc (o el Ferran), és una hòstia i llavors el personatge es planteja “Què estic fent? És això el que vull de veritat?”, aleshores s’atura i “sí, sí, sí, és això el que vull”.

 

MUSICALS ARE GREAT: Què té Jonathan Larson que connecta tant amb el públic?

MARC POCIELLO: Jo crec que tot suma. Primer perquè és un grandíssim i després per la seva història, la incertesa de què hagués pogut passar, fins on hauria arribat, com ens hauria arribat a impregnar a tots, etc. Tot això fa que valoris molt més el poc que tens d’ell i hi ha molta més màgia. Però segur que el Xavi pot ser més extens que jo.

XAVI DUCH: Jonathan Larson era un geni i el moment de la mort el va fer encara més popular però, ho comentàvem amb el Ferran, estem segurs que tenia l’eina, el poder i el talent per canviar el gènere i ho va fer, però mai en va ser conscient.

Larson bevia de Sondheim que, en el seu dia, ja havia canviat el gènere. Seria, si no ho és ja, amb el poc que ens va deixar, el Sondheim del segle XXI. Així com ara de cop hi ha el Lin-Manuel Miranda que també té uns altres llenguatges i històries, però per exemple, musicals com Next To Normal o Dear Evan Hansen beuen directament de Larson i no se n’amaguen, el primer és un homenatge i és meravellós. Larson estaria fent pel·lícules, hauria fet Disney segur, no hauria parat.

 

MUSICALS ARE GREAT: Us sentiu identificats amb els vostres personatges?

XAVI DUCH: 100%.

MARC POCIELLO: Hem arribat a fer aquest espectacle en un punt de les nostres vides que, amb més o menys mesura, cadascú se sent molt identificat amb el seu personatge, el que interpreta. És molta casualitat.

LAURA MIQUEL: Cadascú se sent identificat amb el seu personatge però sobretot en general. Jo, personalment, amb el missatge que transmet l’obra em sento totalment identificada i amb Jonathan Larson en sí també, m’inspira molt.

 

MUSICALS ARE GREAT: Quin és el vostre musical preferit?

XAVI DUCH: Què difícil, perquè no té res a veure el musical que t’agradaria veure, el que t’agradaria emportar-te a una illa deserta, el que t’agradaria fer… Tinc molts que m’agradarien fer, podria fer una llista.

MARC POCIELLO: Jo tinc una llista de personatges que m’agradaria fer en moments diferents, un dia més còmic, un altre dia més dramàtic…

XAVI DUCH: El meu top 3 com a espectador de musicals pot ser (curiosament són tots de fora):

  1. Next To Normal a
  2. Rent a Broadway.
  3. Parade al Donmar Warehouse de

MARC POCIELLO: (En broma) Jo no he anat a Broadway, així que no tinc cap moment. És millor que no em pronunciï. (Riures)

LAURA MIQUEL: Jo en diria dos, que no em puc mullar més:

  1. El primer musical que vaig veure a la meva vida, El Mikado de Dagoll Dagom.
  2. Rent, perquè va ser el primer que vaig fer.

 

MUSICALS ARE GREAT: Moltes gràcies Xavi, Marc, Laura i Ferran!!!

 

Esperem que us hagi agradat la entrevista. Us recomanem enormement anar a veure Tick, Tick… Boom! al Teatre Gaudí, podeu fer-ho fins el proper 28 de gener, no us decebrà en absolut. Podeu comprar les vostres entrades a la pàgina web del teatre.

‘Tick, Tick… Boom!’ en el Teatre Gaudí: un musical para los amantes del arte y todo el público en general

Ya se ha estrenado Tick, Tick… Boom! en el Teatre Gaudí de Barcelona, protagonizado por un trío enorme: Xavi Duch, Lu Fabrés y Marc Pociello. Es un musical autobiográfico que Jonathan Larson (compositor de Rent) escribió poco antes de Rent. Esta producción en catalán dirigida por Ferran Guiu debería ser vista obligatoriamente por los aficionados del teatro musical, ya que Jonathan Larson transformó el teatro musical moderno con Rent y poder ver otro de sus trabajos en nuestro país es todo un lujo. Pero también es 100% recomendable para todos los públicos, ya que es un chute de adrenalina gracias a su música tan potente y es una historia tan real que cualquiera puede sentirse representado.

En Tick, Tick… Boom!, el protagonista Jon (Xavi Duch) está a punto de cumplir los 30 años y sufre una crisis existencial sobre qué hacer con su futuro. Se encuentra en una edad en la que debería tener una vida más estable, con una profesión seria y reputada por la sociedad, pero lucha por componer y sacar adelante su propio musical, sin demasiado éxito.

Junto a él está su amigo Mike (Marc Pociello), un chico que de joven quería ser actor, tenía un futuro prometedor, pero que finalmente se decantó por la estabilidad que le ofreció el trabajar en el sector del marketing, si bien a costa de hacer jornadas interminables, viajar mucho, pasar poco tiempo en casa, etc.

También está Susan (Lu Fabrés), la novia de Jon, bailarina que hace clases a niños y, a su vez, para poder sobrevivir, trabaja en un bar. Tanto Marc Pociello como Lu Fabrés también interpretan a otros personajes durante la función, como por ejemplo el padre de Jon o su agente.

Como ya hemos dicho, el elenco de esta producción es enorme. Los tres están excelentes, ya que combinan sus grandes voces, con unas interpretaciones perfectas y mucho sentido del humor (sobre todo cuando hacen los papeles del padre y la agente). Ahora bien, debemos reconocer que nos quedamos prendados de Lu Fabrés en uno de los momentazos del espectáculo: ‘Come To Your Senses’. Bravo, bravo, bravo!!!

Es una obra que divierte, el público se rió mucho y eso se agradece mucho, Tick, Tick… Boom! tiene la capacidad de alegrar el día a cualquiera. De miércoles a domingo está en el Teatre Gaudí, ¿qué mejor plan que ir a divertirse al teatro después de salir del trabajo? Pero este musical no solo divierte y entretiene, sino que también hace pensar.

Jon está en un momento de su vida que se plantea si sigue las recomendaciones de su amigo Mike para que también trabaje en marketing (lo que le daría un trabajo estable y, sobre todo, un sueldo fijo) o sigue luchando por sus sueños, su verdadera vocación profesional, pese a ser muy duro y provocar un desgaste en su vida personal.

Hoy en día, todos los trabajos son precarios y es recomendable no generalizar, pero es verdad que la cultura siempre ha sufrido un desprestigio por parte de la sociedad. Está bien visto trabajar en oficinas, en industrias, en comercios, etc., porque, tradicionalmente, estos trabajos ofrecen unas garantías de salario y jornada más estables.

En cambio, las personas que se dedican a la cultura (en este caso, el teatro y la música), por ejemplo, lo tienen muy complicado para encontrar un trabajo. Es una profesión muy diferente a las demás, es muy vocacional, que pone por delante la calidad ante la productividad. Y entre proyecto y proyecto, ¿qué ocurre? No queda otra que seguir formándose, trabajar en la hostelería para ahorrar, hacer clases, etc. Qué profesión más bonita tienen los actores, es envidiable su capacidad para hacer creer a miles de espectadores que son otras personas y explicarnos sus historias para conmovernos, hacernos pensar, divertirnos o sentir emociones. Nos proporcionan más de lo que creemos y por ello merecen nuestro respeto y admiración.

Insistimos que es mejor no generalizar. Hoy en día, tampoco es tan fácil encontrar un trabajo en marketing o cualquier otro sector, como le propone Mike a Jon. También hay mucha competencia, pocos puestos de trabajo, sueldos bajos, jornadas larguísimas de saber a la hora que entras y no a la que sales, exigen muchos idiomas, conocimientos de programas, muchas capacidades, años de experiencia, etc. Por ese motivo, en un mundo tan duro, tan complicado y tan competitivo, qué mejor que invertir nuestro tiempo, nuestros esfuerzos, nuestras energías e ilusiones en algo que realmente nos motive y amemos de verdad, que nos haga sentirnos realizados como escribir una obra musical, dibujar cómics, hacer estadísticas, pintar o escribir un blog sobre teatro musical.

Jonathan Larson no lo tuvo nada fácil para sacar adelante Rent y, por ello, Tick, Tick… Boom! es su historia, pero podría ser la de cualquiera, todos nos podemos sentir identificados en muchos de los momentos, pensamientos e ideas de los protagonistas. Larson se convirtió en un referente en el teatro musical y dejó un enorme legado con Rent que seguimos disfrutando todavía hoy en día. Por desgracia, se marchó demasiado temprano. Inicialmente, él planteó Tick, Tick… Boom! como un monólogo, pero años más tarde después de fallecer, David Auburn lo readaptó a una obra para tres personajes, como la conocemos ahora. Estoy seguro que Jonathan Larson se sentiría muy orgulloso de este musical y de su producción catalana.

En el escenario del Teatre Gaudí nos encontramos con un sofá, una mesa y un piano. No hace falta más para explicar la historia, se utilizan todos los recursos que ofrece el teatro para las distintas escenas, como por ejemplo el gran protagonismo que tienen las luces. Todo está muy bien pensado y preparado, la dirección de Ferran Guiu es excelente, como siempre, al cuidar hasta el detalle más pequeño.

Un punto muy positivo de esta producción es que hay una banda de rock en el escenario tocando en directo. Parece que no, pero es básico en un musical, que actores y músicos actúen y toquen los instrumentos en directo tiene un gran valor añadido. Sería maravilloso poder disfrutar de las canciones de los musicales que se producen en el Teatre Gaudí y en el Versus Teatre. Entendemos que editar un CD sería un sobrecoste para la producción (además ahora que cada vez se compra menos música), pero sí que es cierto que sería una buena manera de recordar los musicales que se han disfrutado en estos teatros. Pero quizás, comercializar las canciones online sería una opción más económica, ¿verdad? Bueno, ahí dejamos la propuesta. De todos modos, siempre podremos disfrutar del vídeo de 30/90 en el estudio de grabación.

Tick, Tick… Boom! ya se puede ver hasta el próximo 7 de enero de 2018. Las funciones son de miércoles a sábado a las 21:15h y los domingos a las 20h, con una función especial –con campanadas incluidas– en fin de año. No olvidéis comprar vuestras entradas en la página web oficial del Teatre Gaudí de Barcelona.

 

Cesar y Daniel

Qué es Tick, Tick… Boom, el musical de Jonathan Larson que llega al Teatre Gaudí de Barcelona

Tick, Tick… Boom es un musical autobiográfico del compositor americano Jonathan Larson, el mismo creador de Rent (ganador de un premio Pulitzer y cuatro Tony Awards). Como ya sabéis, es uno de los compositores más reconocidos del teatro musical moderno justamente por Rent y por su inesperada muerte el día de la primera previa de este espectáculo en 1996. Tick, Tick… Boom cuenta la historia de Jon, un compositor que vive en Nueva York en 1990 y que se plantea si ha decidido mal su carrera profesional en las artes escénicas, tras tantos años de fracasos intentando triunfar (Larson llevaba desde los años 80 luchando por producir su propio musical).

Inicialmente, Jonathan Larson planteó Tick, Tick… Boom como un monólogo musical de rock. El workshop se presentó por primera vez en 1990 y, cuando su creador falleció, la pieza se revisó. El dramaturgo David Auburn, creador de la obra La prueba (Proof), adaptó el texto e introdujo tres personajes principales, en vez de uno: Jon, Michael y Susan, estos dos últimos también interpretan otros personajes. La nueva versión se estrenó en el Off-Broadway en el Jane Street Theater en 2001 y también se editó su cast recording. Podéis buscarlo, ¡suena muy bien!

Probablemente, debido a la gran influencia que ha tenido Rent en el teatro, Tick, Tick… Boom ha tenido muchas producciones, como una gira por Estados Unidos, Canadá y dos veces en Londres (en la Menier Chocolate Factory con Neil Patrick Harris y posteriormente en el Duchess Theatre con Julie Atherton). En 2014 se produjo en Nueva York con el equipo de Hamilton, nada más y nada menos que Lin-Manuel Miranda, Karen Olivo y Leslie Odom Jr.

 

TICK, TICK… BOOM LLEGA A BARCELONA

Tengo buenas –qué buenas, ¡buenísimas!– noticias sobre Tick, Tick… Boom: llega a Barcelona. Se podrá ver en el Teatre Gaudí del 29 de noviembre al 7 de enero y estará protagonizado por un elenco excelente: Marc Pociello, Xavi Duch y Lu Fabrés.

Estará dirigido por el gran Ferran Guiu, sinónimo de calidad, con dirección musical de Joan Comaposada y adaptado al catalán por Marc Gómez. ¡Qué ganas que llegue ya noviembre y poder ver Tick, Tick… Boom! Ya podéis haceros con vuestras entradas en la web del Teatre Gaudí de Barcelona.

Gran puesta en escena y voces en Cançons per un nou món en el Teatre Gaudí

La semana pasada se estrenó en el Teatre Gaudí de Barcelona el musical Cançons per un nou món, el último Workshop de la escuela de canto Vocal Factory. Cada curso, algunos de sus alumnos preparan un espectáculo para perfeccionar y centrar su talento en el ámbito teatral. El resultado de este trabajo se puede ver hasta el 30 de julio y, ya aviso, no defrauda en absoluto.

Cançons per un nou món es un musical de Jason Robert Brown adaptado en catalán. Hay que saber que es un musical poco convencional y abstracto, ya que no explica ninguna historia en concreto. Se trata de números distintos sobre la superación y que tratan todo tipo de temas, más dramáticos, cómicos, sobre la religión, la toma de decisiones…

Jason Robert Brown es un compositor americano muy particular. Sus canciones no son las típicas de musicales, tienen un estilo muy definido, muy íntimo y que puede costar de entrar así de buenas a primeras. Ahora bien, está considerado uno de los mejores compositores actuales y su talento queda demostrado en musicales como The Last Five Years, Parade o The Bridges of Madison County.

Por su parte, Songs for a new world es un musical muy pegadizo y que incluye una variedad muy amplia de estilos y géneros musicales que pueden entusiasmar a todo tipo de público, como el pop, el gospel y el jazz.

Teniendo en cuenta todo esto, lo único que recomiendo es ir a disfrutar y desconectar. Las canciones están muy bien interpretadas y suenan todas muy muy bien. Yo desconocía la partitura y ya estoy escuchando el cast recording en inglés. Me encantó, justamente, esa diversidad de estilos y desearía reescuchar las voces de los artistas que interpretaron las canciones en catalán. Para ello deberé regresar al Teatre Gaudí.

Este musical cuenta con cuatro músicos en directo (Filippo Fanò, Iago Marta Lago, Josep Manresa y Jose Manuel Martín o Valentí Querol) y con un elenco de actores y actrices muy amplio que se van turnando en cada función (Elena Alcalde, Laura Borràs, Júlia Díaz, Carles Galceran, Ernest Ollero, Lluís Ruf, Marina Schiaffino, Alba Sorribes, Adrià Vernetta y Óscar Zurriaga).

El día del estreno pude ver a Júlia Díaz, Oscar Zurriaga, Elena Alcalde y Lluis Ruf. La calidad vocal de estos jóvenes es extraordinaria, excepcional, y sus interpretaciones son preciosas. Son chicos jóvenes con un talentazo que estoy seguro de que les espera un futuro prometedor. El único inconveniente –por poner alguno– es que, en ocasiones, había problemas con el audio y el volumen y no se podían entender bien las letras. Solo ocurrió en momentos puntuales que estoy seguro que los técnicos de sonido ya habrán arreglado del todo.

El modo en que se desarrollan las escenas está muy bien pensado y es original. Se juega con cajas de madera que tienen distintas utilidades y funciones. Asimismo, el vestuario también toma un protagonismo especial. Hay muchos detalles y están todos muy bien cuidados. Esta producción será pequeña, pero el equipo que hay detrás es muy grande.

Todo es tan bonito y teatral que convierte a Cançons per un nou món en una cita única, muy recomendable para los aficionados de los musicales en Barcelona. Es una función que puede entusiasmar y enamorar a todo el mundo y, además, unas voces así no se escuchan cada día. ¡Así que aprovechad la oportunidad y no os lo perdáis!

Cesar